Información sobre Responsabilidad Social Corporativa

¿Qué es una empresa responsable?
Aunque el concepto de sostenibilidad, o de responsabilidad corporativa (RC) o de responsabilidad social de la empresa (RSE), no es un término novedoso, aún no existe un consenso general sobre su alcance e implicaciones. Por ello, es preciso indicar cuál es la visión de la RC que subyace en el mismo.

Algunas opiniones señalan que las empresas sólo han de ser responsables ante la ley. Otras amplían dicha visión legalista e indican que la responsabilidad empresarial ha de circunscribirse, básicamente, a los propietarios o accionistas. Finalmente, otras argumentaciones defienden que las empresas son responsables ante una multiplicidad de grupos de interés, entre los que se incluye a los empleados, los clientes, los proveedores, las organizaciones no gubernamentales (ONG), los consumidores, los sindicatos, las administraciones públicas, los medios de comunicación, etc.

La característica básica de una empresa responsable es su apertura al entorno físico y social. Gracias a esta apertura, una empresa responsable es consciente de su relación con dicho entorno y sensible al mismo. En consecuencia, las compañías deben mantener una relación abierta, honesta y fluida con sus diferentes grupos de interés, ya que éstos representan las necesidades y requerimientos del entorno en el que la empresa opera y constituyen la garantía de su futuro a corto y a medio plazo. Los objetivos, las decisiones y las actividades de una empresa responsable están concebidos para dar respuesta a la necesidad de crear valor, tanto para la propia empresa como para sus diferentes grupos de interés. De esta forma, una empresa responsable es sostenible en el doble sentido de la palabra: en primer lugar, por su contribución al desarrollo sostenible en el entorno físico y social en el que opera; y, en segundo lugar, porque tiene más posibilidades de perdurar indefinidamente en el tiempo. En suma, estas empresas tienen una visión más estratégica de la responsabilidad corporativa.

La Responsabilidad Social Corporativa
En definitiva, la Responsabilidad Social Corporativa es un enfoque empresarial del negocio que incorpora el respeto por la ética, las personas, las comunidades y el medio ambiente. La RSC, identificada a veces con el término de “sostenibilidad”, incluye el conjunto de políticas, programas y procesos implementados en la empresa para alcanzar ese fin.
Una estrategia efectiva de RSC por parte de las empresas no sólo mejora su imagen, sino también su competitividad, además de generar un impacto social, económico y ambiental positivo. Por esa razón las pequeñas y medianas empresas (PYMES) están dejando de ver estas prácticas como algo exclusivo de las grandes corporaciones y están incrementando su atención en las prácticas de RSC como medio para mantener, o abrir el acceso a nuevos mercados.

Modelos de RSC
Existen diversas pautas y modelos de RSC, no certificables, pero que pueden servir como guía de actividades a considerar en una estrategia de RSC. El modelo GRI (Global Report Initiative), el más conocido, sirve para elaborar las memorias anuales de sostenibilidad, identificando las actividades y conceptos sobre los que informar de una manera sistemática. Paralelamente, nos puede permitir la detección de puntos fuertes y débiles en nuestra organización en materia de RSC.